jueves, 9 de octubre de 2008

Villagran nombrado Gobernador de Chile en Valdivia

Luego de conocerse la muerte del gobernador Pedro de Valdivia en la batalla de Tucapel, la ciudad se pondría en armas estableciendo un sistema defensivo ante la eventualidad de un ataque araucano.
Gaspar de Viera, emisario enviado desee La Imperial, se encontraría a orillas del Ralhue, tributario del Río Bueno, con el mariscal Francisco de Villagrán. En los documentos recibidos se le pedía acudir a La Imperial para defenderla y se le notificaba de la muerte del gobernador Valdivia. Este partiría rumbo a Valdivia. En la ciudad seria recibido como salvador de la colonia. Movido por uno de los alcaldes el Cabildo de Valdivia lo nombrarían justicia mayor y capitán general de la gobernación, hasta que el rey no proveyese de otra cosa.
Villagrán ordenaría las huestes ubicadas en Villarrica el repliegue para no caer en manos de los indios sublevados. Estas fuerzas se replegarían a Valdivia.
A mediados de enero tuvo ya reunidos en Valdivia ciento cuarenta soldados. Apartó sesenta de ellos para que quedasen de guarnición en la ciudad, y bajo el mando de los alcaldes, y a la cabeza de los ochenta restantes, continuó su marcha a la Imperial.