domingo, 22 de marzo de 2009

GOBERNACIÓN DE FRANCISCO GIL DE NEGRETE (1646 - 1649)

Llegada la noticia de la muerte del gobernador Villanueva Soberal a Lima, el Virrey Marques de Mancera nombra en su reemplazo a Francisco Gil de Negrete, arribando este a Valdivia el 16 de marzo de 1646.
En noviembre de 1646 el veedor general del reino de Chile, Francisco de la Fuente Villalobos, se reuniría con el gobernador de la plaza, Francisco de Gil Negrete. Este había tratado de remontar el río hasta las ruinas de Valdivia y repoblar la ciudad pero las hostilidades de los indios se lo impedían, por lo cual se encontraba en la Isla Constantino. La llegada de De la Fuente trajo consigo la paz con los indios de la zona.
El veedor general Fuentes Villalobos realizaría un parlamento con los caciques de Mariquina y demás jefes de la zona. Lograría acuerdos favorables a la paz y regresaría a Mancera con la noticia. Desde allí partiría a Concepción. Durante el trayecto fue atacado por parcialidades de Curiguangue, Catimahuel y Mariantu, caciques de Calle – calle y Cayumapu. Sobreviviría gracias a la intervención de los caciques de Mariquina.
El 25 de diciembre el padre jesuita Francisco de Vargas sale de Mancera como emisario ante el cacique Alcapangui (de las reducciones de Osorno) a tratar la paz. Logra llegar a un acuerdo y posteriormente realiza misiones hasta el Toltén, regresando después a Valdivia.
Estos les permitirían desembarcar el 6 de enero de 1647 en las ruinas de la ciudad y tomar posesión del terreno donde estaba la ciudad. Se dispuso el levantamiento de un fuerte, cuarteles para la tropa y residencia para los religiosos que les acompañaban. A pesar de la instauración de un cabildo este seria suprimido por el gobernador de Chile, transformando a la ciudad en una plaza militar dependiente de Lima.
En 1647 Fray Miguel de Aguirre publicaría en Lima, con permiso del Virrey del Perú, el relato de los hechos acontecidos durante la repoblación de Valdivia. La obra se llamaría “Población de Valdivia. Motivos y medios para aquella fundación. Defensas del Reyno del Perú para resistir las invasiones enemigas en mar y tierra, etc.”
Durante 1648 ocurriría un alzamiento de indios. Estos atrajeron con engaños a un grupo de españoles a su reducción y les asesinaron, después de lo cual se alzaron en armas.
Con tres mil hombres atacaron la plaza de Valdivia; pero el gobernador Gil de Negrete les repelió con gran entusiasmo y bravura gracias a su artillería emplazada. Ante estos hechos, los otros indios amigos de Imperial, Boroa, Toltén y Mariquina pidieron protección contra los suyos.
A su regreso levantaría los fuertes de Las Cruces y Las Animas para repeler nuevos ataques de las parcialidades del interior.
El gobernador del reyno, Mújica, despacharía una fuerza desde Tucapel para repeler a los alzados. Se fundarían los fuertes de San José, a orillas del Mariquina, y el San Martín, a orillas del Toltén. En el ínterin el gobernador Negrete había mandado construir los fuertes de Las Cruces y Las Animas, protegiendo así las entradas de la plaza.
Durante estos tiempos el gobernador de Valdivia, Negrete, seria trasladado con nueva comisión y en su lugar se nombraría a Alonso de Córdova y Figueroa.