domingo, 22 de marzo de 2009

OTROS HECHOS DEL PERIODO

El gobernador de Valdivia don Ignacio Carrera y más tarde el maestre de campo don Francisco Núñez de Pineda y Bascuñan, que en 1673 tomó el mando de esa plaza, enviaron algunas embarcaciones a los archipiélagos del sur para recoger noticias de los ingleses que cada día se esperaba ver aparecer por el estrecho de Magallanes.
En 1671 se construiría en Niebla el castillo de La Pura y Limpia Concepción de Monfort de Lemus, bautizado en honor del Virrey del Perú, X conde de Lemus. Este castillo contaría con 18 cañones que podían cruzar su fuego con los del castillo de Corral.
Por otro lado se recibirían desde el Perú 400 delincuentes comunes, los que servirían sus penas en las fuerzas del Presidio.
Un incendio acaeció el martes 27 de enero de 1672, a la una y media A. M., en circunstancias que en el día anterior habían llegado trescientos indios a parlamentar con el gobernador. El fuego prendió en una de las oficinas del Hospital de San Juan de Dios, de allí pasó a la enfermería, abrasándolo entero en pocos momentos, propagándose en seguida a los alojamientos de la tropa, los tres templos, los almacenes reales y casi toda la población, salvándose solamente el Santísimo Sacramento y algunas imágenes.
El 27 de abril de 1672 el gobernador Ignacio de la Carrera Iturgoyen envía al sargento mayor Martín de Parga al castigo de los caciques Cadinanco y Millquinen, y el 25 de agosto de 1673 envía al capitán Juan de Alvarado a una maloca a las reducciones indígenas de Aillaquila..
Al año siguiente, febrero de 1674, el capitán Juan de Alvarado maloquea las parcialidades rebeldes del cacique Pilcomanqui.
Juan Henríquez, Gobernador de Chile, reclamó a la Corte que se hiciesen cumplir las reales provisiones por las cuales la plaza y puerto de Valdivia volviese a formar parte de Chile. Ante el ataque exterior, decía el gobernador, Valdivia no podía ser socorrida sino era por fuerzas desde Chile, y por ello debía depender del Gobernador de Chile. El Rey, por una cédula de 30 de marzo de 1676, resolvió que la plaza fuera incorporada al gobierno de Chile y colocada bajo la jurisdicción civil y militar del Capitán General; pero se reservó el derecho de proveer por sí mismo el nombramiento del gobernador de la plaza y de sus demás funcionarios. Este arreglo limitaba las atribuciones del gobernador de Chile y así lo hizo ver al Rey. Carlos II resolvería esta materia por otra cédula de 19 de diciembre de 1680. En adelante, el Rey nombraría sólo al Gobernador de la plaza y al veedor general de su guarnición; pero correspondería al presidente de Chile el nombramiento de demás puestos militares.

No hay comentarios: