domingo, 22 de marzo de 2009

INTENTOS DE REINCORPORAR VALDIVIA A CHILE

Durante la gobernatura de Meneses, este solicitaría la reincorporación de la plaza de Valdivia a la gobernatura de Chile.
Por real cedula del 9 de abril de 1662 de Felipe IV este disponía “que el virrey, conde de Santisteban, agregue al gobierno del reino de Chile el presidio de Valdivia, pero con calidad que si S.E. reconociese haber tales inconvenientes que preponderasen más que las conveniencias que se habían considerado, lo suspendiese e informarse.”
(Diego Barros Arana, Historia General de Chile, Tomo 5, Capitulo XVII, pág. 65 – 66)

En virtud de esta resolución Meneses le pediría al Virrey en mayo de 1664 que pusiese la plaza en manos de su gobierno. Le expresaba su deseo de fortificarla y así defenderla de los posibles ataques de enemigos externos e internos. Además le informo de los rumores sobre el posible nombramiento de Ángel Peredo como gobernador de Valdivia, lo que menoscaba los derechos del gobernador de Chile sobre la plaza. El virrey no daría contestación alguna a las reclamaciones del gobernador de Chile, dejando el estado de cosas sin cambios.
Al fallecer el Virrey en 1666, el gobernador Meneses, con cierto desacato, decidió ejecutar la agregación de la plaza y comunico a Baltasar Mejias (gobernador de Valdivia) de las medidas, remitiendo además las patentes de gobierno. Mejias, luego de reunirse en junta consultiva con los capitanes y castellanos de la plaza, decidiría no dar crédito alguno a las comunicaciones provenientes de Santiago e informar de ello a la Audiencia de Lima.
Al enterarse de ello el gobernador Meneses este se comunicaría con el rey solicitándole poner en ejecución la real cedula de 1662 para poder llevar a cabo la conquista de la zona y pacificar los ánimos de los naturales que constantemente atacaban a los españoles.
Con fecha de 30 de agosto de 1666, el gobernador de Valdivia don Baltasar Mejía avisaba a la Audiencia de Lima las gestiones que Meneses (gobernador de Chile) hacía para incorporar Valdivia a Chile. Mejía se había negado a reconocer la autoridad del gobernador de Chile; pero era de temerse que intentase un ataque a mano armada para apoderarse de Valdivia. Los oidores celebraron el 7 de noviembre una junta de nueve altos magistrados para acordar la resolución que debía tomarse. Por opinión de la mayoría se determinó “que don Ángel de Peredo que había gobernado en ínter aquel reino (Chile), fuese proveído por gobernador de Valdivia, y llevase despachos secretos para el gobierno de Chile, usando de ellos con tal arte que si el gobernador Meneses se hallase en Concepción, llegase a Valparaíso, y se manifestase en Santiago; y si estuviese en Santiago, fuese a Concepción y tratase secretamente desde el mar que el ejército le recibiese, y que para ello se le diese instrucción por menor, con las circunstancias que había de observar en el viaje y entrada”’.
(Diego Barros Arana, Historia General de Chile, Tomo 5, Capitulo XVIII, pág. 78)

Aun así, la Real Audiencia de Lima nombraría en noviembre de 1666 a Ángel de Peredo gobernador de la plaza y presidio de Valdivia. Partiría con el real situado en febrero de 1667, llevando consigo el dinero del situado de esa plaza y algunos otros socorros.