domingo, 22 de marzo de 2009

VALDIVIA 1682 - 1736

El 27 de enero de 1682 en el Hospital San Juan de Dios estallaría un voraz incendio que se propagaría a todos los edificios circundantes destruyendo la ciudad. Después de esto el gobernador de la plaza, Francisco Hernández de Cifuentes, propondría a las autoridades de Santiago el traslado de la ciudad a Niebla, para ser protegida por esos baluartes. Este intento no prospero gracias a las provisiones llegadas desde Perú.
En marzo de 1684 se acerco al puerto de Valdivia una nave que pedía ser admitida en el puerto para renovar sus provisiones, actitud avalada por un Tratado entre Inglaterra y España en 1670. El buque era comandado por el capitán Swan. Swan contaba que las inclemencias del tiempo le habían obligado a salirse de su rumbo original y adentrarse en el Pacifico. El gobernador de Valdivia, Hernández de Cifuentes, no dio crédito a esta explicación, mandó tratar como enemigos a los ingleses y romper el fuego si intentaban desembarcar. Swan, con dos muertos y de algunos heridos, se vio forzado a alejarse del puerto, y siguió su viaje al norte.

El 24 de junio de 1690, Strong, corsario inglés, se presentaba frente al puerto de Valdivia. Seria recibido a cañonazos por los fuertes de la bahía a pesar de las intenciones de parlamentar de Strong. Se vería obligado, como lo hizo Swan seis años atrás, a alejarse al norte.
En 1720, a raíz de la guerra que sostenía España con Inglaterra y la rebelión de los huilliches, el abastecimiento de provisiones para la plaza decaería fuertemente. Todo ello provocaría una gran hambruna obligando a los habitantes de Valdivia a sacrificar sus caballos para subsistir. Rafael de Eslava, gobernador de la plaza, enfrentaría el problema más cercano: el cerco de los huilliches. Los enfrentaría y convocaría a tratativas. Durante este periodo lograría de los indios las provisiones necesarias para el sustento de la plaza.
En 1733 llegarían informaciones a Santiago de la presencia de buques holandeses frente a las costas de Valdivia específicamente entre las puntas del Morrito y Morro Gonzalo. Esta noticia causo tal alarma que el Gobernador interino de Chile, oidor Francisco Sánchez de la Barreda y Vera, ordenaría la partida desde Concepción de un destacamento de tropas para evitar el comercio ilegal y las hostilidades. El maestre de campo Manuel de Salamanca seria quien avanzaría con las tropas hacia Valdivia por los caminos de la costa, pero informado por el gobernador de la plaza, Pedro Moreno y Pérez, que los holandeses habían izado velas regresaría al norte

No hay comentarios: