viernes, 8 de mayo de 2009

EXPULSION DE LOS JESUITAS 1767

La expulsión de los jesuitas, ordenada por Carlos III, de todas las colonias españolas no tendría mucho problema en Valdivia.
Durante este periodo no hubo serias dificultades para llevar a cabo las reales órdenes. En la provincia eran poco numerosos. En la misión de Mariquina seria arrestado el padre Andrés Fébres siendo embarcado a Concepción. También el gobernador ordenaría la ocupación de la residencia y misión de la Compañía de Jesús en Valdivia.
La expulsión se llevaría a efecto el 6 de diciembre, al embarcarse los regulares Andrés Febres, natural de Manresa, Ignacio Frist, de Sicilia, José Murcia de Sevilla y Fernando de Andrade, de Chiloé, en el navío “Nuestra Señora del Rosario” con destino a Valparaíso, escoltados por el capitán don Lucas de Molina. El Rector, Fray Ignacio Tamayo, agonizando con una fuerte hidropesía, fue trasladado a la casa de doña Aurelia de Eslava y Lope, donde falleció.
La real orden de venta de las temporalidades de los jesuitas en Valdivia fue firmada en Madrid el 16 de junio de 1771 y tuvo el encargo de cumplirla el Comisario General don Ignacio Pinuer nombrado por la junta central, administrador de ellas. El remate se efectuó en seguida de las tasaciones hechas por una comisión especial de vecinos: la casa existente junto a1 muelle Chiquito en Valdivia fue adjudicada en 55 pesos a don Marcelo de Arteaga, la hacienda Mulpún, avaluada en 1.267 pesos 4 reales, la remató al contado en 880 pesos a1 capitán don Jaime de la Guarda, El Tomén, dividido en dos porciones, la remató en 750 don Ignacio Pinuer y en 500 don Lucas de Molina, finalmente La Estancilla fue adjudicada a doña Margarita de Castro.