viernes, 8 de mayo de 2009

QUIEBRE DE LA REAL HACIENDA 1807

El 24 de enero de 1807 los ministros Francisco Antonio Aguirre y Juan José de la Jara comunicaban al gobernador Juan Clarke de la quiebra de la Real Hacienda de Valdivia en las siguientes palabras “en precaución de qualquier ultraje que el selo de nuestros Gefes pudiera inferir a nuestras personas, nos hemos refugiado a1 Asilo de Nuestra Santa Madre Iglesia”. Esta situación se había forjado a raíz del uso malicioso de los fondos reales en los negocios particulares de los ministros Aguirre y de la Jara. El resultado de esos manejos seria la quiebra de la Real Hacienda.
Constituido en Junta el gobernador, junto al alcalde don Diego de Adriazola, del coronel Feliu, del sargento mayor y del superintendente de Osorno don Juan Mackenna, revisa las Cajas Reales y constata la ausencia de 115.060 pesos y 6 ½ reales. Por lo anterior el gobernador solicitaría a los vecinos su colaboración. Se formaría una Junta Extraordinaria de Gobierno con constituida por el Gobernador Clarke y don Diego Adriazola, don Santiago Vera, don Manuel Olaguer Feliú, don Juan Sayers, don Ventura Carvallo, don Manuel de la Guarda, don Pablo Asenjo, don Vicente Gómez y don Juan Gallardo Navarro.
Se embargaron los bienes de los ministros Aguirre y de la Jara, siendo subastados pero con ello no se lograría cubrir lo perdido.
Los implicados serian sustituidos por el maestre de campo Diego Adriazola y Juan gallardo Navarro. Pedro Lafita, ministro tesorero de las cajas reales de Concepción, seria nombrado como propietario de las de Valdivia.
Las responsabilidades recayeron inmediatamente en el gobernador, que tuvo que sacrificar buena parte de su fortuna para suavizar los efectos de la bancarrota.