viernes, 8 de mayo de 2009

FIDELISMO (1812 - 1820)

Entre 1812 y 1820 Valdivia junto con Chiloé serian los baluartes de la Corona hispana en la América independiente.
En 1813 el obispo Rafael Andrea y Guerrero exhortaba, a través del pulpito, a los valdivianos a abandonar las armas realistas.
En febrero de 1813 partía una fuerza expedicionaria desde el Perú al mando de Antonio Pareja. Su intención era recuperar la gobernación de Chile de manos insurrectas. La expedición recalaría en Ancud primero y el 20 de marzo en Valdivia. Se aprovisionaría en hombres y víveres partiendo el 23 de marzo hacia el norte.
La fuerza se componía de la siguiente forma: Un Batallón de veteranos, al mando del capitán Carlos Oresqui, 390; Batallón voluntarios de Castro, al mando del teniente de asamblea Juan Ballesteros, 500; una Compañía de artillería mandada por el teniente Pla, 132; un Batallón de veteranos de Valdivia al mando de Lucas Ambrosio de Molina, 506; una Compañía de artillería de Valdivia al mando del teniente coronel José de Berganza, 44. La tropa totalizaba 1572 hombres.
Durante 1816 el gobernador de Valdivia, Manuel Montoya, alertado por las noticias traídas por los indios y por los misioneros de la región solicitaba a su par de Chiloé, coronel Ignacio Justis, que le envíe un destacamento para colaborar en la defensa de la plaza. Misma solicitud enviaría al gobernador Marco del Pont. En Chiloé se organizo una tropa de doscientos hombres al mando del teniente José Gutiérrez y se le hizo marchar rumbo a Osorno. Todo este movimiento de tropas, causado por un engaño, traería gastos inútiles.
El 12 de mayo de 1816 fallecía en el hospital de Valdivia en distinguido militar y patriota Ventura Carvallo y Goyeneche. Se había retirado de las actividades políticas en 1814 a causa de su edad y al año siguiente se recluyo en el hospital por enfermedad.