viernes, 8 de mayo de 2009

LA VISITA DEL GOBERNADOR HIGGINS Y SUS CONSECUENCIAS

Para realizar personalmente la ardua tarea de refundar desde sus cimientos la ciudad de Osorno, el gobernador Ambrosio O’Higgins partiría en los primeros días de noviembre rumbo a Valparaíso donde lo esperaba la fragata de guerra Astrea para transportarlo a Valdivia. Desde Valparaíso partiría el 11 de noviembre con una comitiva entre los que se encontraban su asesor general Ramón Martínez de Rosas, secretario accidental de gobierno Ignacio Varela y el nuevo obispo de Concepción Tomas de Roa y Alarcón.
Llegaría a Valdivia a fines de noviembre de 1795. Allí se dio a la tarea de reunir provisiones y gentes para acudir a los fuertes que ya se habían fundado en los alrededores (fundados por Pinuer y Figueroa). Luego de recorrer el tramo desde Valdivia hasta las ruinas de Osorno, haría pregonar el 13 de enero de 1796 la refundación de Osorno. A cada familia se le dio un solar en la ciudad, un lote de 25 cuadras para cultivar la tierra y las herramientas de trabajo indispensables para subsistir.
En 1794, luego de un largo periodo, se reinstauraría la figura del Cabildo. En este organismo se elegirían cuatro regidores, un alguacil mayor y un escribano. Aun así las autoridades de la época desconfiaban de este órgano por los problemas que podría traer.
En agosto de 1795 se haría cargo del gobierno, interinamente, de la plaza y presidio de Valdivia el coronel irlandés Juan Clark y Springham. Posteriormente seria ratificado en el cargo el 30 de septiembre de 1796.
Durante el año 1795, a raíz de un auto promulgado en Santiago (19 de marzo) por el Gobernador Higgins, se ordenaba un peritaje de los terrenos de la Isla Valenzuela y su posterior subasta. Para el efecto el gobernador Clarke convoco el 16 de agosto de 1798 al alcalde Ignacio de la Guarda, a los ministros de la real hacienda Juan José de la Jara y Francisco Antonio Aguirre, junto al procurador Manuel Vázquez. En ella se encomendaría un peritaje de los terrenos, una vez avaluados, estos pasarían a subasta de arrendamiento. La lista de propietarios seria: sargento mayor Lucas de Molina, capitán retirado Vicente de Agüero, alférez retirado Gregorio Pinuer, alférez retirado Gabriel Barrera, teniente José de Ulloa, alférez retirado José Cerro, Josefa Justaman, Manuel Ojeda, Rafael Herrera, Policarpo López, Celedonio Valero, Manuel Talegan, Lorenza Sáez y León Aguilar. La información seria enviada a Santiago, donde el gobernador Muñoz de Guzmán resolvería, por resolución de fecha el 1º de septiembre de 1800, a favor de los remates temporales cada dos años.
En 1797 y ante la expectativa de una guerra con Reino Unido se tomarían las previsiones del caso para reforzar las guarniciones del país. Desde Santiago se enviaría un cuerpo de 400 milicianos al mando del teniente coronel Blas González a reforzar la plaza de Valdivia y también se enviaría todo el pertrecho que fue posible reunir.

No hay comentarios: